Mi pequeña investigación sobre la canción “Pinga”

432237-pingaCuando escuchamos Pinga, solo se nos viene a la cabeza a Deepika y Priyanka bailando en Bajirao Mastani. Es una de las últimas canciones que escucho mucho últimamente, ¡ya que el vídeo de la película es impresionante! Pero, al investigar sobre el origen de este baile  para preparar mi clase, me llevé una sorpresa: la coreografía que tenemos en mente poco tiene que ver con el origen de Pinga.

gauri-160x217Más allá de la controversia que me encontré sobre la canción, quise profundizar sobre cuál es el origen y el significado de Pinga. Descubrí que se trata de uno de los bailes realizados en el festival de mujeres Mangala Gauri, celebrado en la época del Shraavana, un mes dedicado a Shiva. Se celebra a finales de julio o principios de agosto, según el calendario hindú. Durante el festival, se realizan varias Pujas a la diosa Parvati su manifestación como Gauri/Gawri. Esta diosa representa la pureza y la austeridad. La religión hindú cuenta que Parvati quería enamorar a Shiva, pero este no se sentía atraído por su piel. Brahma concedió a Parvati el deseo de ser atractiva para Shiva, creando así a la diosa Gauri.

Tanto las mujeres casadas como las que van a casarse celebran el Mangala Gauri para que su matrimonio sea próspero y auspicioso. Durante el festival, las mujeres realizan juegos que se entre mezclan con música y baile, de los que podemos distinguir:

      • Fugadi: Dando vueltas en parejas cogidas de las manos y con los pies unidos.
      • Kensi Fugadi: Una variación de Fugadi, en la que una de la pareja se agacha
      • Betaka: Endance parejas, sentadas de frente, con los brazos agarrados a los de su compañera y las piernas sujetando a su compañera. Una de las mujeres empieza tirando de su compañera y dejándose caer hacia atrás mientras que la compañera acaba encima, haciendo un balanceo.y la otra la arrastra durante las vueltas.
      • Naach Ga Ghuma: Esta canción es la original donde se extrajo la versión de Pinga.
      • Laatya Baai Laatya: En pareja, de frente, cada una sostiene un palo con las dos manos y lo golpea contra el de su pareja.
      • Karvanti: Con dos vasos, uno en cada mano, se levanta una pierna y se chocan. Después, se da otro golpe con los vasos a la altura de los hombros y otros golpes con los vasos de su compañera.
      • Hatusha Natusha: Todas las mujeres hacen un círculo, dando palmadas un poco encorvadas, y cambiando la dirección del círculo cada 4 palmadas.
      • Sadu Bai Sadu: En parejas, de frente, las mujeres dan saltos juntando el pie izquierdo con el derecho de la pareja y levantando los brazos.
      • Dinda: Este paso es con el que se inicia la coreografía de Pinga.
      • Khande Zhimma: En parejas, de frente primero con ambas manos las mujeres tocan sus hombros, después dan una palmada, y luego una palmada con la compañera, para terminar dando un giro y cambiar de pareja. El movimiento se acompaña girando el torso de un lado a otro en cada giro.
      • Ladu Zhimma: En parejas de frente, dando pasos en el sitio de izquierda a derecha, las mujeres dan una palmada, después otra palmada y después 3 palmadas en un tiempo para terminar con una palmada con la compañera y cambiar de pareja.
      • Ghatoda: Sentadas en el suelo, con las plantas de los pies juntas y las manos sujetando las piernas, las mujeres se dejan caer hacia un lado y dejan girar todo el cuerpo por el suelo con la espalda para girar hacia el otro lado.
      • MANGLA GAURI CULTUREPinga: De pie, con las piernas un poco abiertas y las manos en las caderas, las mujeres giran el torso hacia adelante haciendo círculos completos.

Podéis ver todos los pasos aquí:

Ahora que ya conocéis un poquito más sobre el origen de la canción, los pasos y su tradición, ¿Qué opináis de la coreografía de Bajirao Mastani?

Myrta Barvié, una argentina en Kalakshetra

Imagen 001

Conocí a Myrta Barvié gracias a Silvia Rissi, profesora y bailarina de Kuchipudi a quien entrevisté en Buenos Aires. Myrta fue su profesora de danza clásica india y la primera argentina que, a los 17 años, viajó a Tamil Nadu para aprender Bharatanatyam. En Argentina es la persona de referencia en cuanto a danza clásica india se refiere, pero, al llamarla, se mostró entusiasmada con mi proyecto y con la idea de hacerle una entrevista. Quedé con ella en su casa al día siguiente y me recibió con una gran sonrisa, una merienda preparada y muchas ganas de charlar.

Myrta me habló de sus primeros años, cuando aún era niña, como bailarina en el Teatro Colón. Su madre era orientalista y la cultura y la danza india le habían llamado la atención desde pequeña, pero “en aquel tiempo no había nadie en Argentina que pudiera enseñarme”. Un día, cuando Myrta ya había debutado como solista de ballet con 17 años, la bailarina y coreógrafa india Srimati Rukmini Devi viajó a Buenos Aires para dar unas conferencias. Myrta pudo hablar con ella y la invitó a un espectáculo de ballet donde ella bailaba. Rukmini Devi quedó impresionada con su danza y su interés por la cultura india, así que le ofreció una beca para ir a estudiar a Kalakshetra, la escuela de danza bharatanatyam más importante del mundo.

Imagen 003Myrta pasó dos años estudiando Bharatanatyam en Kalakshetra. Era la única extranjera de la escuela, pero “siempre me trataton como a una más”. Su entrenamiento duraba desde primera hora de la mañana hasta la noche. “Nuestros estudios comprendían varias materias: técnica de la danza, teoría, música, gestos de las manos, expresión de emociones, dibujo, historia del arte, mitología, religión, filosofía, sánscrito, entre otras”. A los dos años, celebró su Arengetram o debut como bailarina de Bharatanatyam, y desde ese momento, su vida fue oscilando entre estancias en la India y otras en Argentina; espectáculos de ballet en teatros de medio mundo y representaciones de danzas clásicas indias: Bharatanatyam, Kuchipudi y Odissi en países como la India, Argentina o EE.UU.

Myrta me habló de las representaciones que recuerda con más cariño, como la que realizó delante del presidente de la India o las veces que ha bailado en Berckeley: “eran los años 70 y en aquella época había muchos hippies. La danza india estaba de moda. Tuve el teatro lleno”. Para ella, “bailar es felicidad y también un camino espiritual hacia Dios”. Por eso, en sus espectáculos se siente con la responsabilidad de presentar algo auténtico: “mis espectáculos son de clásico puro: en la coreografía, la música, el vestuario. Si hay algo auténtico que es tan bueno, ¿por que no hacerlo?

Myrta ha escrito el primer libro sobre danzas indias en español: India. Sus danzas clásicas, en el que cuenta, además de su experiencia como bailarina, los fundamentos técnicos, históricos y teóricos de las danzas clásicas de la India. Se ha publicado dos veces, y las dos se ha agotado. Ahora, acaba de escribir una novela histórica ambientada también en la india y es directora de la Compañía de Danzas Myrta Barvie, que realiza espectáculos es ocasiones como el Festival de la India que se celebra todos los años en Argentina.

Lo que más me gustó de Myrta, además de su generosidad y las ganas de compartir su experiencia, es lo mucho que me animó a seguir estudiando y bailando danza india. Me habló de las becas que da la Embajada en Argentina y me animó a viajar a la India a estudiar kathak. ¿A qué esperas? Me dijo. ¡Lo pensaré!